¿Por que son especiales?

¿Por qué son especiales?

Porque están creados para que sean pequeñas obras de arte, que puedas llevar contigo en un día especial.

Suelo quedarme embelesada cuando una alguien saca su abanico del bolso y “zas” a golpe de abanico te cuenta, si ama el arte, si es una persona detallista, si es desenfada, extrovertida, si le gusta la naturaleza, o también la artesanía, etc… Para mi este es el nuevo lenguaje del abanico.

El cómo vestimos dice mucho de nosotros, pero creo que tu abanico dice incluso más.

Hechos para durar y restaurar.

Es mucho más importante tener una pieza, que dure mucho tiempo y sea un objeto especial que se asocie a buenos recuerdos, e incluso que se pueda pasar de madres a hijas, a tener montones de ellos rotos en los cajones.

Si tu abanico se rompe, al trabajar con artesanos abaniqueros valencianos, con los que tengo una estrecha relación profesional, buscaremos la forma de repararlo, restaurando las piezas necesarias.

Único y a tu medida

Estoy a tu disposición para crear tu diseño.

En mi taller se pintan, pulen las varillas, también se diseñan pintan y montan las telas, estaré encantada de que juntas empecemos tu abanico, todo es posible, solo cuéntame cuáles son tus ideas y tus preferencias.

Cada pieza se prepara bajo pedido, si tienes alguna sugerencia y quieres cambiar algún elemento de uno de mis modelos, solo tienes que escribir a gigiabanicos@gmail.com y lo estudiaré para que sea posible.

Cada pieza es 100% artesanal

Cada una las partes de mis abanicos se han realizado una por una con mucha paciencia y cuidado, esto hace que la calidad del producto artesanal sea mucho mayor, porque, cuando un artesano trabaja con esmero, procura que sus piezas no sean defectuosas, busca las maderas más adecuadas, el corte perfecto, excluye los nudos perjudiciales de la madera y de esta forma todo está siempre a punto. Esto mismo sucede con la preparación y pintura de las telas.

Abogo por defender oficios como el del abaniquero Valenciano, este gremio es el único que ha sobrevivido en toda Europa. Continuaré diseñando, pintando y produciendo mis propios abanicos, siempre con artesanos locales.